Radio ZETA

Checo Pérez también se salvó de la tragedia en Silverstone gracias al halo protector

El Gran Premio de Gran Bretaña dejó un mar de de circunstancias qué analizar, pues además de la primera victoria de Carlos Sainz y el brutal accidente de Guanyu Zhou, los reflectores también se los llevó Checo Pérez con su espectacular remontada y junto a la exhibición de automovilismo que ofreció contra Lewis Hamilton y Charles Leclerc.

En medio de estos rubros destacados, poco se habló del grave peligro que corrió el propio Sergio cuando estaba en persecución de Leclerc, pues luego del ligero contacto que tuvieron y que dañó ambos autos, el endplate que se ubica en el alerón delantero de Ferrari se desprendió y salió expulsado a más de 300 kilómetros por hora.

La pieza salió en dirección trasera, justo hacia el RB18 de Pérez, quien se encontraba a menos de un segundo de distancia respecto a su colega monegasco y que recibió el impacto de lleno para terminar de destrozar el fragmento.

La fortuna corrió del lado de Checo, pues el golpe lo absorbió por completo el halo protector de Red Bull y se salvó de una posible lesión si hubiera impactado con su casco, ya que a esa velocidad, cercanía y por el diseño de la pieza, se hubiera podido convertir en una pequeña cuchilla pesada.

Checo Pérez se salvó de la tragedia en Silverstone por el endplate que se desprendió del Ferrari de Charles Leclerc (Foto: F1TV)
Checo Pérez se salvó de la tragedia en Silverstone por el endplate que se desprendió del Ferrari de Charles Leclerc (Foto: F1TV)

*Información en desarrollo

Archivos

Categorías