Radio ZETA

Cómo la mayor distribuidora de gas natural logra que sus empleados sigan trabajando de manera remota

teletrabajo - inhouse
Camuzzi rápidamente implementó el teletrabajo al inicio del confinamiento (Crédito: Getty) (Geber86/)

Cuando en marzo del 2020 el confinamiento llegó para quedarse también en Camuzzi, la empresa que distribuye más del 30% del volumen de gas de Argentina y cubre el 45% del país en dos regiones contiguas, puso en práctica el plan de teletrabajo que venía preparando.

Con un complejo sistema de gasoductos de transporte y redes de distribución que supera los 50.000 km lineales de extensión, esta empresa abastece a más de dos millones de usuarios entre las cuales se encuentran hogares, comercios, pymes, estaciones de GNC, grandes industrias y casi cien sub distribuidores. De sus casi 1.700 empleados directos, 800 son administrativos que trabajaban de manera presencial en quince unidades de negocio, además de la sede central en la ciudad de Buenos Aires

Adelantándose a cualquier presagio, en 2019 Camuzzi inició las pruebas piloto con cincuenta personas trabajando de manera remota, relata a Infobae Ernesto Pico, quien ingresó a la empresa hace 22 años para cubrir una suplencia y hoy es el Gerente de Tecnología, Comunicaciones y Seguridad Informática. “La idea era ir viendo cuán confortables se sentía toda la estructura, no solo los empleados sino también los supervisores y gerentes con esta situación de que la gente vaya trabajando desde la casa, más que nada para ver el seguimiento diario del trabajo de cada uno y aprender desde esa misma curva de aprendizaje gradualmente. Empezamos con un grupo chico, para luego ir ampliándolo progresivamente al resto del personal”, explica.

Esta decisión significó que la compañía hiciera una importante inversión en tecnología y en ir planificando y armando lo que, a mediados de marzo del 2020 y en menos de 48 horas, permitió que pudieran garantizar que, los 800 empleados que estaban trabajando en forma presencial, pudieran hacerlo desde sus hogares. “Si bien en ese momento hicimos un esfuerzo extra y tuvimos que salir a comprar algunas notebooks más para que nuestra gente esté más cómoda, también nos vimos con el problema de la distribución. Estaba todo cerrado y la logística también”, agrega Pico. Los centros de gestión de Camuzzi están distribuidos en 300 localidades de siete provincias, desde Buenos Aires hasta Tierra del Fuego.

Allí pudieron comprobar la eficiencia de los sistemas que habían instalado y que permitían que los trabajadores accedan a casi la totalidad de la información requerida para desarrollar sus tareas, aunque la conectividad no sea la mejor ni que los dispositivos no sean de última generación ya que en algunos casos y provisoriamente, la gente tuvo que usar lo que tenía en sus casas, mientras los nuevos equipos se iban recibiendo y trasladando a la operación.

Fácil de acceder con cualquier equipo
Fácil de acceder con cualquier equipo

En conjunto con Fortinet empresa líder de ciberseguridad y Consulting Services, integrador tecnológico y partner expert de Fortinet en Argentina, logramos el éxito de esta implementación de infraestructura de seguridad on premise en nuestra compañía.

Esto significa que el software está ubicado físicamente dentro de la compañía, centralizada en dos data center ubicados en la ciudad de Buenos Aires. La empresa implementó una plataforma de seguridad FortiGate NGFW. Estos son dispositivos de seguridad que permiten la creación de redes seguras y proporcionan una protección amplia, integrada y automatizada.

Toda esta infraestructura de Camuzzi se conecta al mundo exterior a través de dos enlaces de dos proveedores diferentes para garantizar redundancia y alta disponibilidad del servicio.

La plataforma se basa, por una parte, en un acceso a través de VPN FortiClient, una solución antivirus que detecta y elimina gusanos y spyware, y que posee un sistema de cortafuegos capaz de controlar toda la actividad que entra y sale de la red. Asimismo, tiene un acceso remoto mediante un Portal VPN-SSL, que es una red privada virtual de conexión segura y cifrada a través de una red menos segura, como Internet.

A esto se le suma que, en el backend, esa parte del desarrollo web que se encarga de que toda la lógica de una página web funcione y que no se ve a simple vista, las aplicaciones corporativas están instaladas en una granja de servidores que corren bajo Windows Server 2019.

“El empleado accede a un portal digital donde, independientemente de la conectividad que tenga y de la capacidad del dispositivo, todo el procesamiento y el alojamiento de la información lo llevan adelante los servidores de la empresa. Lo único que necesita el trabajador es el acceso a una parte gráfica en donde solamente debe marcar los clics o el tipeo de las teclas”, explica Pico.

Es posible trabajar aunque la conectividad no sea tan buena (Crédito EFE)
Es posible trabajar aunque la conectividad no sea tan buena (Crédito EFE)

(SASCHA STEINBACH/)

Que la información nunca salga de los servidores no solo beneficia al trabajador ya que la información que viaja ida y vuelta es la mínima e indispensable y no ocupa lugar en su dispositivo y, por eso mismo, no requiere de gran conectividad, sino para la compañía. “Que el dato siempre quede dentro de la compañía es una ventaja en términos de la seguridad y la integridad de la información ya que nunca va a haber un dato dentro de una computadora fuera de la empresa”, destaca Ernesto Pico.

Asimismo, esta nueva normalidad permitió que Camuzzi no se vea obligada a licenciar personal sino, por lo contrario, la impulsó a crear un Departamento de Seguridad Informática. Si bien la seguridad informática se venía llevando adelante desde el departamento de Tecnología y Comunicaciones, el volumen de la demanda por la descentralización de todos los trabajos requirió un nuevo diseño organizacional con un departamento focalizado en la seguridad de la información y de los datos de la compañía.

Ernesto Pico - Camuzzi
Ernesto Pico, Gerente de Tecnología, Comunicaciones y Seguridad Informática (Créditos: Prensa Camuzzi)

El sistema de trabajo a distancia actualmente es utilizado por más de 900 personas todos los días, incluyendo usuarios, proveedores y el servicio de Call Center interno y externo. Por el propio servicio que brinda la compañía, hay un porcentaje significativo del personal que trabaja en cuestiones operativas y cuya tarea no es totalmente realizable de manera remota.

Y la expectativa es sostenerlo como la nueva normalidad de la compañía, más allá de que se vuelva a la presencialidad. “Estamos entendiendo que va a llevar un largo tiempo hasta que se pueda acomodar a lo que conocíamos como normalidad en el 2019. Entonces, todo está apuntado a poder ir y volver, y tener la flexibilidad de que la gente pueda trabajar desde la casa o, si tiene que volver a la oficina, también pueda hacerlo”, concluye Ernesto Pico.

Archivos

Categorías

Categorías